[El café] En citas.

En citas.

café

El café, cuando se acompaña, se sirve caliente. Mientras su temperatura baja, la conversación calienta al hombre. Sin saberlo, café y hombre, llegan a un equilibrio climático ideal para el tiempo de mesa.

Pero no todo es equilibrio. El peligro inicia cuando, como cual niño acercándose a escondidas a la sala de sus padres, se asoma un beso, o irrumpe un desprecio.

El beso y el desprecio, dos acciones mínimas que pueden cambiar el curso de cualquier embarcación. O hacerla volcar. O volverla reina de todos los [A]mares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s