Libreta

libreta

Llegó a mi, como vos, en agosto.
Llegó clara, sin armas ni escudos. Sin artimañas de brujas tampoco.
Esa misma tarde, la tarde de ayer, también nació un pensamiento, que se ligaba con paredes rosas, con puertas cerradas con ventanas abiertas, y con la falta que le ha hecho a mi vida besar a una Teresa.
Porque he besado a Muchas (o pocas, tomando en cuenta la gran cantidad de féminas que existen en el mundo), pero a ninguna Teresa.
Sin embargo, me he enamorado de algunas Teresas, pero he besado a más Sabinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s