Bitacora.

bitacoras

A la una, desperté.

Y a las dos, un ruido escuché.

Un espantoso, espeluznante y

Dantesco grito. Como silbido, como

Aullido lamentable, que repetía, cientos de veces, mi nombre desde mi almohada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s