De neuronas espejo.

Llegaron neuronas espejos, en bestias voladoras. Inimaginables, inexplicables.
Traían armas punzocortantes, estaban ataviados, neuronas y bestias por igual, con telas y flores de tonos celestes y amarillos. No dorados, no azules.
Llegaron del sur, volando como luciérnagas de día, como maraña en el viento, como legión del mal.
Cegaron mi vista por unos segundos. Abrieron mi mente y depositaron textos incontables.
Maravillosos textos incontables, y que me es imposible poder compartir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s