Del pasado.

(1)

Entre el hastío y el añoramiento,

tuviste que irte para que yo entendiera que si te podía extrañar.

Fue necesaria la ruptura  y cambiar de planos.

Extrañarte y quererte más.

Allá. Lejos. Al otro lado.

Sin volcanes y sin fuegos. Sin juegos.

Hoy te regalo palabras acomodadas

(en borrador),

como cuarto en caos, como cielo nublado.

Un libro preliminar finito, pero lejano.

Porque te fuiste a la nada y, allá, en la nada, no puedo ofrecerte mas.

(2)

Entre el extrañarte y el no quererte cerca, se me va el tiempo.

No hay meditación ni medicamento que no concluya en ti.

Todos mis pensamientos fluyen como ríos al gran mar que eres tu.

El horizonte lo dibujo más allá del mar, allá donde con el cielo choca

(y se une al mar).

Pues mi horizonte es eso:

tu, mi cielo, juntándote con mi amar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s