Compartir.

2018-01-16 16.26.30

 

Compartíamos todo: la cama, el árbol del patio, la moto, los miedos, la Santísima Trinidad, la virgen, los libros y las tardes de Domingo.
También compartíamos a los amigos, las películas, el gato, la contraseña del Internet y, algunas veces, el lado de la cama.
En ocasiones yo no quería, pero también le daba de mis cigarrillos. Y los orgasmos, ¡Dios!, compartíamos fluidos y gritos.
Compartíamos todo, menos el café.
Para el café, cada quien tenía su taza y su propia dosis de azúcar. Yo amargo, ella dulce. A veces compartíamos el pan pero siempre compartíamos los besos, que siempre eran dulces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s