Golcondrinas.

PhotoGrid_1516898999380

Golondrinas que se vuelven hombres,

hombres que se vuelven golondrinas.

 

Hombres que llueven,

golondrinas sin jaulas ni balcones.

Golcondrinas que diluvian en tus rincones.

 

Volverán las oscuras golcondrinas,

con saco, bastón y bombín,

cantando serenatas [pequeñas] nocturnas,

tiñendo papeles, de rojo carmín.

 

Yo quiero ser tu mar, tu río,

ser un todo en el continente que es tu ser,

quiero ser, de la mañana, tu rocío,

o un hombre-caballero-ave-mujer,

de entre toda la lluvia que moja tu piel.

 

Ser toda la brisa del día,

ser tus aguas de marzo, tu lluvia de abril,

Ser océano, tempestad, volcán de agua y bahía,

y, de tu humedad, el cubil.

 

Porque en mí, un diluvio entero eres,

de más de cuatrocientos cuarenta y ocho meses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s