Cigarrillo 999

 

cigarrilloo
primer cigarrillo del día.

Últimamente estoy fumando mucho.
Pareciera que con cada calada te exorcizara de mi mente.
El fuego purificador te extingue de mi, y me preocupa.
Siento que hacen falta más de mil cigarrillos para borrarte por completo.
Mil cigarrillos en una noche, porque la mañana te trae entera a mi.
Cada despertar es un reconteo. A primera hora, con el primer parpadeo llegas tu. Toda tu. Completa tu.
Desde el lunar de tu meñique izquierdo hasta la mueca que haces cuando te enojas.
Es una fabrica del olvido. Un reloj en reversa.
Es incendiar el templo y rasgar el manto sagrado, el alma débil,  bombardear los lagrimales y evitar que la lluvia apague el fuego.
Con todo, con forme los cigarrillos se acaban, se muere también el valor y la convicción de dejarte atrás. Duele la garganta y los labios. Mucho más los labios.
Lo peor es saber que en el cigarrillo nueve-nueve -nueve, en su última calada y a las cinco de la mañana, desistir y recordar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s